Tarajal. No Olvidamos

Crónica y fotografías de Antonio Sempere de la IX Marcha por la Dignidad en Ceuta

Start

Fotografie di Antonio Sempere

El seis de febrero se cumple el octavo aniversario años de la «tragedia del Tarajal» donde 15 personas migrantes de origen subsahariano murieron ahogados cuando se disponían a entrar a nado desde Marruecos con la intención de entrar a Europa por la playa del Tarajal de Ceuta.

Unas 200 personas consiguieron aquella noche burlar los controles que las fuerzas marroquíes desplegaban en los bosques cercanos a la valla de Ceuta y llegar hasta la aduana marroquí donde se arrojaron al mar. Se habla de unos 1.500 subsaharianos los que intentaron entrar en Europa en la madrugada del 6 de febrero del 2014 y solo esos 200 lograron acercarse. La Guardia Civil desplegada en la orilla española intentó repeler la entrada usando material antidisturbios cuando nadaban en dirección a la orilla.

Ocho años después de es fatídico 6 de febrero de 2014, colectivos y asociaciones defensoras de los derechos de las personas migrantes se han reunido en una jornada reivindicativa para pedir JUSTICIA y REPARACIÓN en recuerdo de las 15 personas que murieron en esa playa del Tarajal en Ceuta cuando trataban de llegar a suelo español y a la que cada año una placa recuerda.

Por las víctimas del TARAJAL y por todas las que mueren en las fronteras europeas tratando de encontrar una vida mejor, más de doscientas personas llegadas desde todos los rincones del estado español, recorrieron las calles de Ceuta en la IX Marcha por la dignidad bajo el lema: «Vias legales, Vidas seguras. Migrar es un derecho».

Al grito de NO a la Europa Fortaleza y “ninguna persona es ilegal” las personas participantes unieron sus voces a las personas migrantes que se encuentran en la ciudad esperando poder salir para continuar su periplo migratorio.

Se vivió una jornada reivindicativa y de reconocimiento, que acabó en la misma Playa del Tarajal, el macabro escenario donde perdieron la vida 16 seres humanos. Un manifiesto leído en tres idiomas ha servido para denunciar las muertes que se producen en la Frontera Sur como consecuencia de las políticas migratorias de la UE.