logo

Documento a cura del
Progetto Melting Pot Europa
web site: http://www.meltingpot.org

redazione@meltingpot.org

Portada del sitio » Cittadinanze » Notizie, approfondimenti, interviste e appelli

Campaña #overthefortress: un viaje de dos meses de Sicilia a Roma dentro y más allá de la ruta del Mediterráneo central

40 etapas, 3.400 kilómetros, un acampador. Participa al viaje y apoya nuestro crowdfunding.

2 de noviembre de 2016

El acampador de #overthefortress desde el Puerto de Igoumenitsa al sur de Italia por una acción de investigación y comunicación independiente cerca de los migrantes y de las realidades locales, para cuestionar los estereotipos y la narrativa dominante, y dejar espacio a las buenas políticas de acogida, a la solidaridad y al compromiso civil.
¡Apoya el crowdfunding de la campaña solidaria #overthefortress!

Tradución de Roberta Pico desde la carovana #overthefortress.

Departida lunes 31 de octubre de 2016 desde Pozzallo (RG): fotos y videos della rueda de prensa

Dos meses en viaje por Sicilia, incluso Calabria, Puglia, Basilicata, Campania y Lazio con etapa final Roma el 22 de diciembre. Durante el viaje produciremos directas vídeo y un reportaje multimedia colectivo.

¡Participa a las etapas del viaje junto con los activistas de la Campaña!

Para más informaciones: overthefortress@meltingpot.org 0039 348248 3727 (secretaria organizativa) 0039 3351237814 (acampador)

Siguenos: www.meltingpot.org

Facebook - Twitter - Instagram


A finales de octubre el acampador de #overthefortress se embarcará de Igoumenitsa por la costa de Puglia. El marzo pasado la marcha de la campaña #overthefortress, partida de Ancona y Bari para llegar al campo informal de Idomeni, que está entre la frontera de Grecia y Macedonia, se había agrupada aquí en esta pequeña ciudad.
Desde marzo la situación para los refugiados bloqueados en Grecia, después del acuerdo con la Turquía y la ruta de los Balcanes, se ha empeorado drásticamente.
Forzados a permanecer en los campos gobernativos en condiciones indignas, sus esperanzas de llegar a otro país europeo donde puedan obtener protección o se puedan reunir con sus familiares, se cuelgan de los procesos burocráticos muy lentos.

Para los sirianos el relocation program es la ruleta de la fortuna que para muchos de ellos no se ejecutará en la dirección correcta, mientras que los que provienen de otras zonas de guerra y pobreza, han perdido totalmente la esperanza y no tienen muchas opciones: pueden buscar asilo en Grecia, y si no lo obtienen puede que sean deportados a sus países de origen, o pueden pagar un traficante, con el riesgo de ser rechazados por los “cazadores de migrantes a las fronteras militarizadas, o de ser bloqueados en uno de los países que están en la ruta de los Balcanes. La situación también aquí se ha deteriorado tanto que los refugiados no quieren permanecer por culpa de las detenciones ilegales, las expulsiones forzadas y un sistema de recepción inadecuada.

La ruta de los Balcanes y en particular el país helénico, visto desde nuestros ojos y desde la evidencia recolectada, representa un enorme laboratorio de gestión de los flujos migratorios en las manos de la Unión Europea. Dentro de esta área se está cumpliendo un modelo de militarización de las fronteras europeas que impide el derecho a la movilidad de los y de las migrantes, y produce una contracción del derecho de asilo. El objetivo de todo este proceso es no sólo bloquear las salidas, sino también producir una narración sobre la migración forzada inversa a la que el año pasado había llevado al cuestionamiento del Reglamento de Dublín y abierto brechas en las barreras levantadas a lo largo de las fronteras.

A pesar de los numerosos testigos de violación de los derechos fundamentales y las denuncias al Tribunal de Justicia y del Tribunal de Derechos Humanos de la UE, es difícil teorizar que en el inmediato sin iniciativa política fuerte de los movimientos europeos, la situación se desbloque y que acuerdos como lo de Turquía se cuestionen, ya que la misma UE ha propuesto otra vez contratos similares con Afganistán, y es cada vez más dispuesta a firmar con otros países de origen de los migrantes.

Pero si la ruta desde Turquía a Europa parece cerrada, sabemos muy bien que otros itinerarios, que son muy peligrosos para la vida de las personas, pueden abrirse en los próximos meses.

Foto: Fabian Melber (photojournalist)


El cruce del Mediterráneo nunca ha dejado de ser el trayecto más peligroso del mundo, y el año pasado han sido más de 4.000 las víctimas de las políticas europeas actuales que no permiten llegar de forma segura en el viejo continente. Aunque con números inferiores a los de Grecia, las llegadas a Italia (153.000 personas aproximadamente- fuente: UNHCR) demuestran cómo la ruta Mediterránea es la única posible en este momento, y al mismo tiempo el flujo de inmigrantes procedente del norte de África, por una serie de factores económicos, ambientales y sociales debe considerarse estructural y no “excepcional”. Italia es históricamente el país donde llega la Ruta, pero se considera como tierra de tránsito para mucha gente (en 2014 sólo 63.456 de 170.100 personas han buscado asilo, y en 2015 sólo 83.970 de 153.842 – fuente: Eurostat). A partir de este año Italia es un país con permanencia forzada, porque de hecho está prohibida la oportunidad de ir más allá de la frontera al norte.

Este nuevo enfoque a la política europea que a través de hotspot en el sur de Italia impone la identificación de migrantes, incluso con el uso de la fuerza, por un lado se ha agravado aún más con el Piano Alfano, que ha consagrado una práctica de deportaciones de las personas que estaban en Ventimiglia, Como y sobre todo en el hotspot de Taranto. Por otro lado, las personas que están bloqueadas en el país y que sólo pueden buscar asilo, han evidenciado todos los límites del ya precario sistema de recepción italiano, sobre todo ligado a la lógica de negocio y a la maximización del beneficio, dejando al descubierto la ausencia de servicios y oportunidades adecuadas para la integración social y laboral de los inmigrantes. Esta improvisación culpable, especialmente visible en la cadena de recepción extraordinaria de norte a sur de Italia, es muy evidente en las zonas del país donde los solicitantes de asilo y todos los inmigrantes en general no tienen derechos y se consideran sólo por sus brazos, en el sistema de explotación laboral en el sector de la agricultura a menudo favorecida por la gran distribución.

A finales de octubre la caravana de la campaña solidaria #overthefortress llegará en Brindisi y durante dos meses cruzará las regiones del sur de Italia. A partir del 31 de octubre estarán en Pozzallo, Sicilia, y etapa por etapa gracias a ellos conoceremos y daremos espacio a las realidades sociales que trabajan con los inmigrantes y luchan con ellos para conseguir los derechos, averiguando al mismo tiempo lo que pasa en los territorios, contando las historias de la gente que conoceremos y tejiendo relaciones también con las experiencias virtuosos de recepción, muchas veces olvidadas y poco valoradas.

Porque frente a un sistema de emergencia, en la plena infracción de los derechos, la inhumanidad que se propaga como una metástasis letal, sentimos la necesidad de ponernos de nuevo en la carretera para contar, denunciar y actuar en conjunto con aquellos que no están acostumbrados a este presente.

Agradecimientos:

Gracias a todos aquellos que han construido con nosotros un mapa del recorrido, proporcionando contactos y el intercambio de información. Gracias a Gabriele Cipolla para el vídeo promocional, a Fabián Melber (reportero gráfico) para sus fotografías y a Saverio Serravezza.

Para más informaciones: overthefortress@meltingpot.org 0039 348248 3727 (secretaria organizativa) 0039 3351237814 (acampador)

Siguenos: www.meltingpot.org

Facebook - Twitter - Instagram